Anuncios
Muy interesante

Glándula pineal: ¿es el tercer ojo?

La glándula pineal  o epífisis se encuentra justo en el centro del cerebro, bien protegida entre ambos hemisferios. Es poco más grande que un guisante y su nombre se debe a que parece una minúscula piña. Fisiológicamente, produce la melatonia u “hormona de la eterna juventud” (los que logran activarla efectivamente parecen más jóvenes y ganan en salud) que regula nuestro reloj biológico. Aquí tendríamos el tercer ojo de los hindúes que se marcan en la frente, y una parte de nuestra anatomía que si sabemos “despertar” nos recompensará ampliamente. Los filósofos antiguos la llamaban la sede del alma. El filósofo francés René Descartes dedicó gran parte de su vida a investigar la glándula pineal, ya que según su concepción dualista, constituía el relato físico del alma. Para los monjes tibetanos, la glándula pineal, o Tercer Ojo, está asociada con el sexto chakra, Ajna, llamado Ojo de la Sabiduría, símbolo de iluminación. Si tenemos este centro de energía bloqueado, somos incapaces de ver la verdad y la realidad tal cual es, por el contrario, si este chakra está activado, nuestros sentidos se abren al mundo exterior, a la vez que nos conecta con el mundo interior, teniendo una visión más profunda de la vida.

Nuestros ojos nos muestran el mundo en que vivimos. El tercer ojo, el ojo de la mente, es la visión interior que nos lleva a estados superiores, donde todos los misterios de la existencia pueden ser resueltos. De acuerdo a leyendas tibetanas, en el principio de los tiempos, todos los hombres y mujeres podían hacer uso del Tercer Ojo, pero la humanidad fue codiciosa, y tuvo visiones de reemplazar a los dioses, y trató de matarlos, olvidando que lo que el hombre podía ver, los dioses veían mejor. Como castigo, cerraron el Tercer Ojo del hombre; desde ese momento, solo unos pocos nacen con la habilidad natural de la clarividencia, aunque hoy, existen métodos para recuperar aquella capacidad perdida.

La tuátara, un tipo de lagarto que vive en Nueva Zelanda y es un auténtico fósil viviente,tuatara conserva el “tercer ojo” como un vestigio evolutivo, que consta de una lente, una retina y un nervio conectado al cerebro, que se origina en la glándula pineal. También se ha comprobado que otros reptiles, ratas y algunos peces también tienen más o menos desarrollado un tercer ojo. Sin embargo estos animales no parecen realmente mirar con él. En los animales superiores, aunque al principio se pensaba lo contrario, la glándula pineal está lejos de ser un anexo inútil del cerebro. La principal hormona que produce, la melatonina, está relacionada con los ciclos circadianos de sueño y vigilia, día y noche, y las fluctuaciones de la temperatura de nuestro cuerpo y nuestro metabolismo. Asimismo, es la responsable de los reajustes que tienen que llevar a cabo muchos animales con motivo de los cambios estacionales, como la hibernación, la emigración, la época de cría, etc. La mayor cantidad de melatonina se produce principalmente por la noche, por lo que la glándula “sabe” cuándo hay luz.

La glándula pineal también produce la dimetiltriptamina (DMT), un neurotransmisor sintetizado a partir de la serotonina, que se produce en grandes cantidades momentos antes de morir y es responsable de los efectos visuales del sueño. En la naturaleza también se puede encontrar en plantas como la ayahuasca y la Mimosa hostilis. Sus efectos como alucinógeno hacen que se altere dramáticamente la percepción del tiempo y se perciba como si hubieran pasado varias horas, cuando en realidad sólo han sido unos 5 ó 10 minutos.

En el ser humano, a partir de los 6 ó 7 años empieza a calcificarse y por lo tanto a mermar salud-emocional-162su actividad. Es muy sensible a ciertos tipos de sustancias, como algunos medicamentos, por ejemplo los antidepresivos contribuyen enormemente a su cristalización. Los últimos estudios han corroborado que también actúa como reguladora de la actividad reproductora y se ha incluido dentro de los órganos magnetorreceptores, es decir, que es sensible a las micropulsaciones de origen extraterrestre, al sistema cavitario ionosférico (resonancias  Schumann con frecuencias de 7,8 Hz similares a las del ritmo alfa de nuestro cerebro) y en general a fuentes de campos ELF. Se sospecha que las ondas electromagnéticas artificiales producidas por la actividad humana (líneas de alta tensión, radares, telefonía móvil, ondas wifi, etc.) pudieran afectarla negativamente.

Una alegoría sería: “En el gran concierto endocrino, la glándula pineal es el director de orquesta que sigue ordenadamente la partitura, constituyendo la luz su inspiración rítmica y acompasada”. En este sentido, la incidencia de otras radiaciones electromagnéticas no naturales provocaría un caos sinfónico, lo que los pinealólogos (especialistas en glándula pineal) denominan “cronopatía electromagnética interferencial” por alteración de la compatibilidad electromagnética entre el bioelectromagnetismo y la progresiva contaminación electromagnética. Como hemos mencionado la glándula pineal, a través de sus células, los pinealocitos, produce y segrega, durante la fase oscura del fotoperiodo una hormona muy importante: la melatonina. La luz continuada, y los campos ELF artificiales, por ejemplo, rompen este ritmo de secreción.

La glándula pineal funciona como un reductor energético, convirtiendo la energía que dimana del subconsciente en otra de menor vibración que pueda ser captada por el consciente y el inconsciente. Procesos de intercambios energéticos bastante complejos pero, al mismo tiempo, rapidísimos. El punto central de recepción y distribución de energías se encuentra situado entre el tálamo y el hipotálamo, verdadero crisol alquímico en el que tienen lugar transmutaciones que convierten energías de baja vibración en otras de alta vibración.

Su función más importante es la de ser nódulo receptor de las energías mentales que provienen de dimensiones superiores, además de proporcionar conexiones telepáticas entre seres humanos de distintos o semejantes niveles. No obstante, quizá la conexión más importante que realiza sea con los archivos akáshicos. Interiormente tiene una serie de bastoncillos que se excitan de forma similar a los del ojo, aunque por su posición en el cerebro no le llega luz exterior. La excitación se produce por la energía mental que recibe.

Esta glándula también es nódulo emisor cuando el cerebro no consigue hallar una respuesta después de manejar los parámetros de que dispone, es decir, cuando el cerebro dice “no sé”. Entonces es cuando busca las respuestas fuera y se dirige al archivo akáshico; luego, una vez recibida la información, pasa por los circuitos cerebrales hasta el consciente, aunque unida ya a los procesos generados por el propio cerebro (voz de la experiencia).

Cada vez que estamos percibiendo una corazonada o una intuición, la glándula pineal está vibrando, con más fuerza cuanto más fuerte sea la sensación. Las culturas ancestrales, siempre más adelantadas de lo que pensamos, ya sabían o intuían que esta glándula encerraba un enorme potencial, y no son pocas las referencias a ella que podemos encontrar en los más variados soportes:

glandula-pineal-en-la-antiguedad

Incluso por increíble que parezca, antiguos trabajadores del proyecto Majestic-12, la conocida operación americana, les “transfirieron” algunos de sus conocimientos a escritores, científicos, guionistas y otros comunicadores que se encargaron de plasmar en diversos medios uno de sus objetivos: la creación de una glándula pineal artificial para realizar viajes astrales al pasado o al futuro. Fruto de estas “fantasías” tenemos películas como por ejemplo Contact, Minority Report o Déjà Vu.

Como introducción o exploración a este interesante concepto, se recomienda incrementar la propia producción de melatonina, a través de una dieta que incluya jugo de limón, ajo, vinagre de manzana, cereales, como la quinoa y el amaranto. Además, ejercicio físico y meditación diaria. Los ejercicios de meditación y visualización creativa ayudan a entrenar la percepción o sexto sentido, también a conectarse con la naturaleza y con nuestro ser interior.

A principios de los años 90, la investigadora chilena Fresia Castro Moreno, creó un método llamado Cyclopea, que, a través de simples técnicas, enciende la habilidad original creativa que posee todo ser humano de participar de una nueva realidad. Este taller, de corte “científico-espiritual”, cuenta cada vez con más adeptos en todo el mundo, atraídos por la promesa de retrasar el envejecimiento, terminar con el estrés, conectar los dos hemisferios cerebrales, regenerar las células del cuerpo.

Se comienza con una breve relajación, para continuar con un recorrido por lo que se denomina el “mapa de ruta”, donde se enseña al iniciado a reconocer la situación de la energía de su cuerpo y los puntos que requieren armonización. La experiencia continúa con prácticas para activar la capacidad creativa, y con esto, “conectar” con el ser/energía que somos, aumentando la comprensión de la verdad global.

Miles de personas en todo el mundo han activado su glándula pineal, o tercer ojo, tras la promesa de alcanzar estados de felicidad permanente. La ciencia y el espíritu se unen cada día más.

“Con el tercer ojo se puede ver a la gente como realmente es”, El Tercer Ojo – Lobsang Rampa.

Anuncios

Deja un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: