Anuncios
Muy interesante

Usos medicinales de la árnica

arnica-montanaEl árnica es una planta de montaña (Alpes y en el Pirineo) que crece de 30 a 50 centímetros de altura, con hojas de color verde ovaladas, raíces de color rojizo, algo delgadas, y de flores amarillas.

Sin lugar a dudas, ya se conocían las virtudes curativas del árnica en la Edad de Piedra, aunque, como es natural, no se ha podido demostrar. Tenemos que dar un gran salto en la historia y aterrizar entre los pueblos germánicos. Entre estos pueblos el árnica era una planta medicinal muy estimada, tan estimada que incluso la consagró su diosa madre Freya.

Posteriormente, cuando el cristianismo adoptó algunos de los ritos germánicos y los viejos dioses fueron sustituidos por el dios monoteísta de los cristianos y sus santos, el árnica se convirtió entonces en la flor de la Virgen María. No sabemos nada de los romanos relacionado con el árnica. Posiblemente no la conocían, máxime cuando el árnica ya no crece al otro lado de los Pirineos y de los Alpes. Tampoco se menciona el árnica en los textos de Hipócrates, Aristóteles o Teofrasto, que escribieron en griego antiguo acerca de los conocimientos de hierbas medicinales y aromáticas.

Es seguro que los curanderos y comadronas de la Edad Media conocían ya el árnica como planta curativa.  En este sentido, Hildegarda de Bingen la menciona bajo el nombres de «Wolfsgelegena». A finales del siglo XVI es recomendado como medicamento por el profesor de la Universidad de Gotinga Franz Joe. Johann Michael Fehr escribió en 1678/79 un tratado detallado acerca del árnica.

Aunque el árnica fue introducida mucho antes en los jardines, hasta 1788 no se conseguía en las boticas. Posiblemente, hasta 1759 no llegó a los jardines ingleses. Más recientemente, el padre Kneipp, entre otros, se manifestó asimismo sobre el árnica.

Durante la Revolución Industrial se inició el estudio científico de las viejas plantas medicinales como el árnica y a investigar sus componentes. Se descubrió cómo y por qué actuaban y se confirmó su nombre  científico.

Un dato curioso es que la árnica se llama también «tabaco de las montañas», debido a que algunos pastores y campesinos, en épocas remotas, fumaban sus hojas en vez de tabaco.

Propiedades Curativas

Contiene aceites esenciales, arnicina (la más importante encuanto a su actividad terapéutica), heterósidos, flavónicos, caroteno y magnesia. Su principal propiedad es el de incrementar la circulación sanguínea local.   Por ello, es muy utilizada en caso de contusiones, chichones, hematomas, es­guinces y dolores musculares. Además, calma el dolor y mejora la debilidad muscular y nerviosa.

Remedios Naturales

Remedio con árnica para los pies adoloridos y cansados: Agregar algunas gotas del tinte de árnica en un balde que contenga agua caliente y luego introducir los pies en dicha preparación.

Remedio con árnica para curar golpes y reumatismo: Aplicar paños del cocimiento de2.5 gramos de raíz y hojas de árnica para medio litro de agua.  Otra alternativa es friccionar la parte afectada con paños que contengan la tintura de árnica.

Si se desea elaborar la tintura, se debe macerar 20 gr de flores secas en 80 gr de alcohol de 90° (una alternativa podría ser una pinta de brandy, ginebra o vodka). El alcohol debe ser bastante para cubrir las flores.  Luego, se filtra y se almacena en una botella de cristal oscura firmemente capsulada durante 9 días.  Sacudir la mezcla varias veces cada día.   Después de ese período de tiempo, se añade la tintura en gotas a los ungüentos destinados a masajes locales (traumas, hematomas, dolores reumáticos y musculares)

Remedios con árnica para el dolor de neuralgia: Diluir 1 cucharada de tintura de árnica en 5 cucharadas de agua y frotar las zonas doloridas con la solución. Repetir esta operación varias veces al día.

Remedio con árnica para el dolor de lumbago:  Diluir tintura de árnica diluida (1 cucharada en 5 cucharadas de agua), puesto que el árnica posee un efecto analgésico y antiespasmódico y evita eventuales procesos inflamatorios.

Remedio con árnica para várices: Friccionar con suavidad la piernas con tintura de árnica diluida. Se añade una cucharada de tintura de árnica a medio litro de agua.

Anuncios
Acerca de Redacción (103 Artículos)
Sistema de investigación en herbolaria, noticias y análisis neutro de los diferentes acontecimientos y personajes del mundo.

Deja un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: