Anuncios
Muy interesante

Misteriosas desapariciones

A lo largo de la historia ha habido numerosos casos de personas que han dejado de estar entre nosotros, simplemente desaparecen para siempre sin ninguna explicación aparente. Sin duda este fenómeno global es lo suficientemente aterrador cuando se trata de una sola persona, pero es mucho más extraño cuando son grandes grupos de personas las que desaparecen misteriosamente para no ser vistas de nuevo. De hecho, algunas de las desapariciones más desconcertantes de la historia tienen que ver con desapariciones masivas que parecen haber acabado con cientos o incluso miles de almas, en algunos casos pueblos enteros, simplemente como si nunca hubieran existido.

¿Qué hay detrás de todas estas historias? A continuación, algunos de los casos más importantes de misteriosas desapariciones en masa de la historia, en la que un gran número de personas fueron tragados por la tierra, dejándonos inquietantes rompecabezas tras de sí.

Casos Misteriosos

El triangulo de Bennington

El Triángulo de Bennington en Vermont, cerca de la montaña de Glastonbury, Inglaterra, desaparecieron entre cinco y diez personas. La mayoría de estas desapariciones se produjeron sin dejar ni una sola pista, las víctimas eran personas de diversas edades y de ambos sexos. El noventa por ciento de las víctimas desaparecieron entre 1945 y 1950, todas las desapariciones ocurrieron entre los meses de octubre, noviembre y diciembre. Aparte de esas diferencias y similitudes, poco más se conoce acerca de la naturaleza de las desapariciones en el triángulo de Bennington. Estos son algunos de los misteriosos casos:

El 1 de diciembre de 1949, el Sr. Tetford desapareció de un autobús lleno de gente. Tetford fue a su casa de Bennington de un viaje a St. Albans, Vermont. Tetford, un ex soldado que vivía en el hogar del soldado en Bennington, estaba sentado en el autobús con 14 pasajeros. Todos ellos declararon verlo allí durmiendo en el asiento pero cuando el autobús llegó a su destino Tetford había desaparecido, aunque sus pertenencias estaban todavía en el porta equipajes, su asiento sin embargo, estaba vacío. Tetford nunca llegó a su destino.

El 1 de diciembre de 1946, una estudiante de 18 años de edad, de nombre Paula Welden desapareció durante un paseo. Welden caminaba por el largo camino hacia la montaña de Glastenbury. Ella fue vista por una pareja de mediana edad que estaba paseando a unos 100 metros detrás de ella, la perdieron de vista cuando ella siguió el rastro alrededor de un afloramiento rocoso pero cuando dobló el afloramiento ella ya no estaba a la vista. No se ha visto ni se ha sabido nada de Welden desde entonces.

A mediados de octubre de 1950, Paul Jepson de 8 años de edad, desapareció de una finca. La madre de Paul, quien se ganaba la vida como cuidadora de animales dejó a su pequeño hijo jugando cerca del establo, mientras ella cuidaba a los animales. Poco tiempo después volvió y ya no estaba Paul. Realizaron una minuciosa búsqueda de la zona, pero los resultados fueron infructuosos.

La desaparición de Owen Parfitt

Owen Parfitt tenía un derrame cerebral masivo, era incapaz de moverse. En junio de 1763 en Shepton Mallet, Inglaterra, Parfitt estaba sentado a fuera de su casa junto a su hermana, como de costumbre en las noches cálidas. El hombre de 60 años de edad, estaba en silencio con su camisa de dormir sobre su abrigo doblado. Al otro lado del camino había una granja donde los trabajadores estaban terminando su jornada laboral recogiendo heno. Aproximadamente a las 19:00h, la hermana de Parfitt, Susannah, salió a la calle con un vecino para ayudar a Parfitt a entrar en la casa, ya que una tormenta se acercaba. Al salir al porche de la casa Parfitt ya no estaba, sólo se encontraba el abrigo doblado sobre su silla. Las investigación de esta misteriosa desaparición se llevaron a cabo en 1933, pero no se encontró rastros ni pistas sobre Parfitt.

La desaparición del diplomático británico

El Diplomático británico Benjamin Bathurst desapareció instantáneamente en 1809. Bathurst regresaba a Hamburgo con un compañero después de una misión para la corte austríaca. En el camino de vuelta se detuvieron a comer en una posada en la ciudad de Perelberg, al terminar de comer regresaron a su coche de caballos donde el compañero de Bathurst observó cómo el diplomático se acercó a la parte delantera del coche para examinar a los caballos y simplemente desapareció sin dejar rastro.

La desaparición del túnel Lincoln

En 1975, un hombre llamado Jackson Wright se dirigía con su esposa desde Nueva Jersey a Nueva York. Esto les obligaba a pasar por el túnel Lincoln, según Wright que conducía, una vez que a travesó el túnel paro el coche para limpiar el parabrisas con condensación, su esposa Martha se ofreció para limpiar la ventana trasera para poder reanudar su viaje, pero cuando Wright se dio la vuelta su esposa había desparecido. Él no oyó ni vio nada inusual y una investigación posterior no pudo encontrar evidencia de que Jackson matara a su esposa o la hiciera desparecer.

La nube misteriosa

Tres soldados afirmaron ser testigos de la extraña desaparición de un batallón entero en 1915. La historia se dio a conocer 50 años después de la infame batalla de Galípoli de la Primera Guerra Mundial. Los tres soldados dijeron que observaron claramente como el batallón del Regimiento Real de Norfolk marcharon hasta una colina en Suvla Bay, Turquía. La colina estaba envuelta en una nube de baja altitud, donde los soldados ingleses marcharon directamente sin dudarlo. Nunca se volvió ha saber del batallón. Después de que el batallón entrara en la nube, la misma se levantó lentamente de la colina para desaparecer. Cuando la guerra acabó, el gobierno británico exigió a Turquía devolver el batallón capturado. Los turcos insistieron, sin embargo, que no habían capturado a ningún batallón en la colina en Suvla Bay.

Las desapariciones de Stonehenge

Los misteriosos menhires de Stonehenge en Inglaterra fue el lugar de una desaparición increíble en agosto de 1971. Stonehenge en ese momento todavía no estaba prohibido al público y en esa noche en particular, un grupo de “hippies” decidió acampar en el centro del círculo y pasar la noche. Sobre las 02:00 am apareció una gran tormenta desde la nada. Dos testigos, un agricultor y un policía, dijeron que las piedras del antiguo monumento fueron iluminadas con una misteriosa luz azul que fue tan intensa que tuvieron que desviar la vista. Oyeron gritos de los campistas y los dos testigos acudieron al lugar esperando encontrar heridos o incluso muertos. Para su sorpresa, no encontraron a nadie. Todo lo que quedaba dentro del círculo eran los restos de una hoguera. Los hippies habían desaparecido sin dejar ni rastro.

La desaparición del pueblo inuit

Posiblemente una de las desapariciones en masa más conocida de todos los tiempos procede de las zonas más frías al norte del planeta. El norte de Canadá es un ambiente hostil, una tierra fría de vientos eternos y con heladas sin descanso. Una vez hubo un pueblo llamado inuit en las orillas pedregosas del lago remoto Anjikuni. Era un pueblo de pescadores en un lugar próspero, con una población de 1.200 a 2.500 personas, que trabajaban duro en la periferia de la civilización. Fue aquí que un cazador de pieles llamado Joe Labelle llegó a través de la nieve y el hielo en busca de refugio en noviembre de 1930, después de un arduo viaje por tierra simplemente con sus raquetas de nieve y esperando una cálida bienvenida. Sin embargo, no sería así.

Al llegar al pueblo, nadie recibió a Labelle. El cazador se quedó sorprendido ya que los inuit era un pueblo amistoso con todos los extranjeros. Un extraño silencio emanaba del pueblo, únicamente azotado por el viento y evidentemente vacío de cualquier otro sonido. No había ninguna actividad aparente en este pueblo de pescadores. Labelle avanzó con cautela por el pueblo y no pasó mucho tiempo antes de descubrir un trineo con perros muertos, congelados y medio enterrados en la nieve, como si hubieran muerto de hambre en la intemperie. Pero lo más inquietante fue cuando entró en una de las chozas donde vivían los aldeanos, los artículos personales como armas y rifles estaban intactos. También había comida en las mesas e incluso ollas sobre el fuego, cuyo contenido estaba carbonizado y congelado.

Todo estaba inalterado y no había ninguna señal de lucha ni nada fuera de lo normal, excepto el hecho de que no había un alma en cualquier lugar del pueblo. Era como si la tierra se los hubiera engullido. Después de abandonar el pueblo fantasma, Labelle regresó a la civilización e informó de inmediato de lo ocurrido a la Real Policía Montada de Canadá, que puso en marcha una investigación sobre el asunto. A parte de los descrito por Labelle, la Real Policía Montada de Canadá encontró tumbas sagradas vacías. El 23 de noviembre de 1930, el periódico canadiense Toronto Star explicó que las autoridades confirmaron lo que afirmó Labelle, que todo el pueblo había desaparecido simplemente de forma espontánea, sin nada más que la ropa que llevaban puesta.

Y, por si fuera poco, días después otros vecinos cercanos informaron a la policía que había habido numerosos avistamientos de extrañas luces en el cielo sobre el pueblo abandonado en los días previos al inquietante descubrimiento de Labelle. La historia de la desaparición del pueblo Inuit ha alcanzado el estatus de leyenda en el mundo de lo inexplicable, en particular a las misteriosas desapariciones. Por desgracia no hay mucha más información que pueda arrojar luz sobre esta extraña historia. Al no haber novedades, el pueblo del lago Anjikuni probablemente se quedará como una simple historia de miedo rodeada de preguntas que probablemente nunca tendrán respuestas.

El misterio del pueblo maldito que desapareció sin dejar rastro

El pueblo de Lago Anijikuni no es el único asentamiento que ha desaparecido misteriosamente. De hecho, una de las desapariciones más desconcertantes de la historia es el extraño caso de la colonia perdida de Roanoke Island. En 1587, la primera colonia inglesa del Nuevo Mundo se estableció en la isla de Roanoke, una pequeña roca de 12 kilómetros de largo y 3 kilómetros de ancho, situada dentro de una cadena de islas llamadas Outer Banks, frente a la costa del estado norteamericano de Carolina del Norte. Cerca de 120 colonos incluyendo hombres, mujeres y niños se enfrentaron a dificultades y un largo viaje por el mar para iniciar una nueva vida, dirigidos por un John White, cuya nieta propia, Virginia Dare, sería la primera persona inglesa en el continente de Norte América.

La vida en la nueva colonia era difícil, y los colonos se enfrentaron a las clemencias del tiempo, a la falta de materiales de construcción, así como una relación difícil con las tribus nativas de la zona debido a los enfrentamientos con otra colonia en ese mismo lugar en 1584, y que terminó en una sangría por las dos partes. Las cosas finalmente llegaron hasta tal punto que White se vio obligado a regresar a Inglaterra a por nuevos suministros. El colono estadounidense tenía pensado regresar a la isla tres meses después, sin embargo, debido a la guerra entre Inglaterra y España, tardó 3 años más tarde de lo previsto.

Cuando White finalmente se embarcó en Roanoke, no fue recibido por sus seres queridos. De hecho, no fue recibido por nadie. Cuando White desembarcó con sus hombres a buscar el pueblo, se encontró que el asentamiento había sido abandonado completamente, no había rastro de las casas ni de los colonos. Simplemente había una palabra apresuradamente tallada en un árbol que decía “Croatoan” y las letras “CRO” tallado en otro árbol. Aparte de eso, no había señales de lucha ni nada fuera de lugar. Ellos simplemente habían desaparecido.

White pensó que las palabras grabadas significaban que los colonos se habían trasladado a una isla ubicada al sur ahora conocida como la isla de Hatteras, que en ese momento era el hogar de una tribu de nativos amistosos conocidos como el Croatoan. De hecho, antes de su partida 3 años antes, había dado instrucciones a los colonos que, si alguna vez se veían obligados a salir de la isla, debían de tallar el nombre de su destino en un árbol junto a una cruz de Malta. White intentó hacer el viaje a la isla Croatoan, pero no pudo por el mal tiempo y después por un equipo el cual se amotinó, por lo que el colono no tuvo más remedio que volver a Inglaterra, para nunca volver y dejar el destino de los colonos, que incluía a su propia hija y nieta, sin resolver.

Ha habido muchas teorías en cuanto a lo que sucedió con la desaparecida “colonia perdida” de la isla de Roanoke. Algunos piensan que los colonos fueron atacados y asesinados por los nativos agresivos que consideraron a los colonos extranjeros como una amenaza. Otros piensan que una misteriosa enfermedad mató a los colonos, aunque descartaron esta teoría teniendo en cuenta que no se encontró ni un solo cuerpo. Otras teorías apuntan a un cataclismo violento, como un huracán. Pero la única realidad es que el misterio de la colonia perdida de Roanoke Island continúa sin explicación.

Y estos son solo dos de la gran cantidad de misteriosas desapariciones en masa a lo largo de la historia, como la legendaria Novena Legión Hispana. Si bien no tenemos, y quizás nunca tendremos las respuestas a estos misterios, sin duda es terrorífico pensar en la idea de que a veces este mundo en que vivimos, tiene la capacidad de tragarnos o borrarnos de la faz de la tierra sin dejar rastro.

Anuncios
Acerca de Redacción (145 Artículos)
Sistema de investigación en herbolaria, noticias y análisis neutro de los diferentes acontecimientos y personajes del mundo.

Deja un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: