Anuncios
Muy interesante

La espeluznante historia del pollo sin cabeza

Hace setenta años, un agricultor decapitó a un pollo en Colorado, y este se negó a morir. Mike, como el ave llegó a ser conocido, sobrevivió durante 18 meses y llego a ser muy famoso. Pero, ¿cómo se vive sin cabeza durante tanto tiempo? Pregunta Chris Stokel-Walker. El 10 de septiembre de 1945, Lloyd Olsen y su esposa Clara estaban matando algunos pollos, en su granja de Fruita, Colorado. Olsen los decapitaba y su esposa los limpiaba. Pero uno de los 40 o 50 animales que pasaron bajo el hacha de Olsen, ese día no quiso comportarse como es debido.

57ee4242c7d28_pollo_1

“Estaba llegando al final y vio que tenía uno que aún estaba vivo, de pie y caminando”, dijo el bisnieto de la pareja, Troy Waters, también agricultor en Fruita. Comenzó a correr y no se detuvo. Fue colocado en una caja vieja de manzanas, y cuando Lloyd Olsen despertó a la mañana siguiente, salió afuera a ver lo que había sucedido. “La maldita cosa todavía estaba viva”, dijo Waters. “Es parte de nuestra rara historia familiar”, dijo su esposa, Christa Waters.

Waters escuchó la historia cuando era niño, cuando su bisabuelo postrado en la cama fue a vivir a casa de sus padres. Los dos tenían habitaciones adyacentes, y el abuelo, a menudo sin dormir, hablaba durante horas. “Llevó a los pollos a la ciudad para venderlos en el mercado de la carne”, dijo Waters. “Se llevó al decapitado con él y empezó a apostarse cervezas con las personas al tener un pollo sin cabeza vivo”. La noticia sobre el pollo sin cabeza corrió por Fruita rápidamente.

El periódico local envió a un reportero para entrevistar a Olsen, y dos semanas más tarde, un promotor llamado Hope Wade viajó casi más de 300 millas desde Salt Lake City, Utah. Tenía una proposición simple: llevarse al pollo de gira para conseguir hacer algo de dinero. “En aquel entonces, en la década de los 40, tenían una pequeña granja y estaban luchando”, dijo Waters. “Dijo Lloyd: ¿Qué demonios? ¡Podemos hacerlo también!”. En primer lugar visitaron Salt Lake City y la Universidad de Utah, donde el pollo fue sometido a una serie de pruebas.

57ee427c8b181_pollo_3

Corría el rumor de que los científicos universitarios extirparon quirúrgicamente las cabezas de otros muchos pollos para ver si alguno viviría. Fue entonces cuando la revista Life Magazine llegó a maravillarse sobre la historia del milagro de Mike, el pollo sin cabeza, como había sido nombrado por Hope Wade. Entonces Lloyd, Clara y Mike, partieron de gira por los Estados Unidos. Se fueron a California y Arizona, y Hope Wade llevó a Mike de gira por el sudeste de los EEUU cuando los Olsen tuvieron que regresar a su granja para recoger la cosecha.

57ee4285a57e8_pollo_4

Los viajes del pollo fueron cuidadosamente documentados por Clara en un álbum de recortes que se conserva en la actualidad en la caja fuerte de Waters. La gente de todo el país escribieron cartas, 40 o 50 en total, y no todas fueron positivas. Se comparó a los Olsen con los nazis, otra personas de Alaska quiso cambiar a Mike por su pierna de madera. Algunas estaban dirigidas sólo a los “propietarios del pollo sin cabeza de Colorado”, y aun así encontraron cómo llegar a la granja familiar. Después de la visita inicial, los Olsen llevaron al pollo a Phoenix, Arizona, donde ocurrió el desastre en la primavera de 1947. “Allí fue donde murió”, dijo Waters.

Mike fue alimentado con alimento líquido y agua que los Olsen colocaron directamente sobre su esófago. Lo alimentaron con un cuentagotas, y aclaraban su garganta con una jeringa. La noche que Mike murió, ellos se despertaron en su habitación de hotel por un sonido de asfixia. Cuando miraron, se dieron cuenta de que Mike estaba sufriendo un sofoco. Olsen nunca dijo lo que hizo con el pájaro muerto. “Estoy dispuesto a apostar que lo tiró a la carretera, en algún lugar entre aquí y Phoenix, y que fue comido por los coyotes”, dijo Waters.

Sin embargo, desde todo punto de Mike, para ser un pollo criado para la freidora, ¿cómo pudo ser capaz de sobrevivir durante tanto tiempo? Lo que le sorprende al doctor Tom Smulders, un experto en pollos del Centro de Comportamiento y Evolución de la Universidad de Newcastle, es que no se desangró. El hecho de que él fuera capaz de seguir con vida sin cabeza se más fácil de explicar para él. Si un ser humano pierde su cabeza, perdería casi todo el cerebro. Para un pollo, es bastante distinto. “Se sorprendería del poco cerebro que hay en la parte delantera de la cabeza de un pollo”, dijo Smulders.

“Este se concentra, sobre todo, en la parte posterior del cráneo, detrás de los ojos”, explicó. El pico, la cara, y los ojos de Mike fueron quitados por un golpe de hacha. Pero Smulders estima que hasta un 80% de su cerebro en masa, incluyendo la frecuencia cardíaca, la respiración, la digestión, y el hambre, se mantuvieron intactos. “La mayor parte del cerebro de las aves tal y como las conocemos en realidad sería el tronco cerebral en ese entonces”, dijo Smulders.

57ee42c9ee8f7_pollo_7

¿Por qué los que trataron de crear un Mike no tuvieron éxito? Es difícil de explicar. Parece que el corte, en el caso de Mike, se produjo en el lugar adecuado, y un coágulo de sangre oportuno le impidió desangrarse. Troy Waters sospecha que su bisabuelo trató de replicar su éxito con el hacha un par de veces. “Al menos tuve la oportunidad de viajar por partes del país que nunca habría podido ver”.

Anuncios
Acerca de Redacción (103 Artículos)
Sistema de investigación en herbolaria, noticias y análisis neutro de los diferentes acontecimientos y personajes del mundo.

Deja un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: