La interpretación de los sueños

¿Sabías que los sueños son mensajes de tu subconsciente? La interpretación de los sueños no es sencilla, pero se puede llegar a descifrar su significado. Conoce los sueños más frecuentes.

La interpretación de los sueños

El interpretar los sueños no es cosa fácil, y de hecho, intentar dar sentido a un sueño abstruso, puede convertirse en una carrera confusa. ¿Has soñado hace poco algo que recuerdas bien? ¿Tuviste una sensación muy evidente, oscura o luminosa? ¿Viste una imagen muy real que te asombró? O quizás tienes un sueño recurrente, que se repite una y otra vez, y quieres saber qué es lo que quiere decirte.

En principio debes saber que el significado de cada sueño varía de unas personas a otras. Es decir, es posible realizar una interpretación general de las temáticas más frecuentes, como soñar con pájaros, con agua, con gatos, con una persecución, con una caída o familiar, pero después se debe adaptar esa explicación según la vida de quien sueña.

Sirva de ejemplo el soñar con un gato negro. Esta evocación posee en Occidente, por lo general, un significado negativo, pues la gente de esta zona de la Tierra tiende a creer que los gatos negros traen mala suerte, así que muchos temen toparse con uno. De este modo, un gato negro en un sueño puede significar una amenaza, un peligro oculto o una traición. Sin embargo, si el soñante es un fanático de los gatos negros o tiene gatos negros por los que siente mucho afecto, cuando sueña con estos animales seguramente no hay que interpretar tu sueño en tono sombrío, pues para él la imagen “gato negro” no evoca nada negativo ni aterrador, sino es sólo un pequeño animal amoroso o incluso símbolo de buena suerte, si no tiene una imaginería occidental.

¿Por qué la interpretación resulta tan distinta? Pues bien, es verdad que hay conceptos y vivencias comunes a todas las personas, e incluso en la psicología se ha aceptado la definición de “inconsciente colectivo”, un área del inconsciente en el que se resguarda un conocimiento innato y común a todos los hombres, símbolos e imágenes que conoce y comparte toda la humanidad. Por ello todas las mitologías son tan similares. No obstante, después, cada individuo tiene sus propias vivencias y su forma particular de comprender la realidad que le rodea. Así pues, el significado más profundo de los sueños sólo puede ser completamente entendido si lo ubicamos en el contexto de la vida y las circunstancias personales de cada persona. De forma frecuente, lo que se sueña está relacionado con el día a día, con cada preocupación, cada miedo y cada deseo.

Podemos preguntarnos entonces si el significado que suele dárseles a muchos sueños es válido. ¿Realmente tienen algún sentido los mensajes que recordamos, o es tan sólo el subconsciente divirtiéndose mientras dormimos? Es esta una cuestión muy interesante. Lo cierto es que se puede decir que la substancia de los sueños sí es real, aunque la secuencia de imágenes concretas que se nos muestran o que logramos recordar, no lo es.

Tal imagen que recordamos es tan sólo un transporte, una especie de traducción que ha hecho nuestra mente consciente de algo que ha ocurrido o que está ocurriendo en el subconsciente. Por ello, cuando queremos hallar el significado de los sueños, tenemos que regresar de alguna manera, atravesar la sola imagen e intentar alcanzar la substancia o el mensaje que está detrás de ella. Dicho de otro modo, hay que averiguar no el significado literal, sino el significado subyacente a la pura imagen o serie de imágenes que se quedan en nuestra memoria.

Cosa distinta son los llamados sueños premonitorios, que son los que presuntamente avisan a su vidente sobre algo que está por suceder, ya sea algo negativo como un accidente o algo positivo como ganar la lotería; con el fin de que podamos llevar a cabo alguna acción encaminada a evitar la desgracia o tomar el camino correcto a seguir para conseguir el premio.

Pero los más frecuentes no son los sueños del tipo premonitorio, sino los sueños en los que aparecen toda clase de imágenes (por lo general sin sentido), y que debemos interpretar.

Así pues, ¿qué significado pueden tener los sueños? Para extraer su más hondo significado, hay que tener en cuenta varias cosas.

Lo primero que se debería hacer cuando se intenta descifrar el inconsciente mediante los sueños, es tener lápiz y papel a mano para poder escribir todo lo que recordemos apenas despertar. De esa forma, al plasmarlo cuando aún está muy fresco en la memoria, resulta mucho más fácil recordar cada detalle importante, los diferentes escenarios en los que ocurre la acción y todos los personajes que aparecían allí desenvolviéndose. Esta práctica es importante, ya que es cuando apenas despertamos que recordemos el sueño de manera minuciosa; y conforme pasan las horas o los incluso los días, la evocación del sueño se va difuminando y acaba olvidándose casi por completo, o bien, el consciente ya no es capaz de atraparlo.

Ahora, ¿cómo empezar a comprenderlo? Aparte de toda la historia (si es que existe) hay que tratar de recordar la sensación vivida. ¿Cómo te sentías dentro del sueño? ¿Acaso feliz, entusiasta y risueño; quizás neutral e indiferente, o estabas presa del terror, la incertidumbre y la impotencia? ¿Tratabas de escapar o te gustaría volver? Tales sentimientos y emociones constituyen la guía para una buena interpretación, pues en ellas reside la clave del significado inconsciente de cada sueño.

Por otro lado, también hay que fijarse muy bien en la imagen soñada y la temática general. En ocasiones no es fácilmente distinguible, pero se debe buscar un elemento sobresaliente: tal vez estás soñando con arañas, con diamantes, con tu pareja, con serpientes o con un bosque sombrío; se trata de la imagen más recurrente o que más haya causado impresión en ti.

Igualmente, conviene saber que durante los sueños nuestra parte emocional, inconsciente e inclusive espiritual, trata de solucionar situaciones que nos afectan de algún modo, y que en medio del día nuestra mente consciente ha sido incapaz de resolver. A veces también es posible que el sueño sea una manera de que prestemos suma atención consciente a algo: tal vez a un conflicto o problema que en ocasiones ni siquiera estamos seguros de que existe, o que no queremos reconocer en nuestra vida cotidiana, consciente y lúcida. El sueño es el terreno donde afloran diversas emociones, circunstancias reales y conflictos no resueltos, que, por alguna razón, no hemos sido capaces de enfrentar de forma plenamente consciente.

Anuncios

About Redacción

Sistema de investigación en herbolaria, noticias y análisis neutro de los diferentes acontecimientos y personajes del mundo.

Deja un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.