Barcos fantasmas: vigilantes del océano

Desde siempre en la mente de los marinos han vivido historias de barcos fantasmas. Ocurrió en el año de 1872. El capitán Benjamin Briggs ordenó a su tripulación levar anclas y fijar el curso hacia Génova, Italia. Acompañado por su esposa Sarah, su pequeña hija de dos años Sophie y siete marinos, partieron de Nueva York, EUA, a bordo del barco Mary Celeste. En ese momento ninguno sabía que su viaje constituiría uno de los enigmas más recordados del folclor marítimo.

Extraña Desaparición 

Había sido un recorrido relativamente tranquilo a través del Atlántico. El 25 de noviembre el Mary Celeste tocó tierra en las Azores, un archipiélago portugués a 1,500 km de Lisboa, para luego retomar su ruta hacia Génova, Italia. Pero la nave y sus viajeros nunca llegaron a su destino. Inexplicablemente, el 5 (otros dicen que el 4) de diciembre el barco apareció navegando sin rumbo en medio del océano.

Un grupo de marinos de otra embarcación, el Dei Gratia, también salido de Nueva York, lo avistó y se acercó a investigar. Grande fue su sorpresa al no encontrar a nadie en cubierta. Tras suponer lo peor, abordaron y comenzaron a buscar a los tripulantes. Exploraron rápidamente el barco de 30 metros de largo; cabinas, cocina, cabina de mando, pero no había rastro de ninguno de ellos.

Ni uno sólo de los 10 pasajeros del Mary Celeste se hallaba a bordo. No había indicios de pelea o de algún ataque pirata; en cambio encontraron ropa tendida, las pertenencias de los navegantes, té aún caliente servido y su carga completa –1,701 barriles de alcohol industrial– junto con las provisiones curso hacia Génova, Italia. Era como si el capitán Briggs y su pañado por su esposa Sarah, su familia se hubiesen evaporado en medio del mar.

barcos-fantasmas-vigilantes-del-oceano
Pintura del Amazon, más tarde renombrado Mary Celeste. Pintor y año desconocidos.

Barcos entre la Fantasía y la Realidad

Aunque son peculiares las circunstancias que rodearon la desaparición de los pasajeros del Mary Celeste, no se trata del único navío fantasma que haya surcado los mares y atrapado la imaginación de los curiosos. La simple denominación es sugestiva e invita a pensar en visiones espectrales que se desvanecen, o enormes buques que flotan entre tinieblas, pero este sobrenombre también se ha utilizado para aquellos barcos reales que, por uno u otro evento desafortunado, quedaron a la deriva en medio del inmenso océano, navegando sin nadie que los dirigiera.

Situaciones de ese tipo son comunes aún en nuestro días, y desde tiempos remotos la suerte de los viajes ultramarinos ha dado pie a innumerables leyendas. Así, una nave embestida por una tormenta, con el paso de los años y el ingenio de la gente termina siendo la víctima de algún supuesto monstruo acuático, o quizá de una terrible maldición ancestral. Es posible encontrar leyendas sobre éstos en casi todas las poblaciones pesqueras. La mayoría de las historias son locales, pero existen algunas cuya fama ha traspasado las fronteras físicas y culturales, como es el caso del más célebre de ellos:

Holandés Errante

De Vliegende Hollander, o el “Holandés Errante”. El nombre alude a su capitán, el holandés Hendrik van der Decken, de quien se cuenta hizo un pacto con el diablo para que ningún fenómeno de la naturaleza pudiera hundir su barco.  

En realidad son muchas las versiones que existen de la leyenda, la cual se calcula data del siglo XVII y fue popularizada durante el XVIII. Se trata de una embarcación condenada a viajar hasta el fin de los tiempos, sin la posibilidad de tocar puerto alguno. Han sido diversos los avistamientos del espectro, que se dice brilla en medio de las tormentas soportando su maldición. Incluso el monarca británico Jorge V (1865-1936) afirmó haberlo visto durante su adolescencia, y hasta entrado el siglo XX eran frecuentes sus supuestas apariciones. En todos los casos, era un pésimo augurio para quien tenía la desventura de presenciarlo.

The Flying Dutchman por Albert Pinkham Ryder.

Lady Lovibond

Otra embarcación fabulosa fue el Lady Lovibond, un velero que en febrero de 1748 naufragara frente a la costa de Kent, al sureste de Inglaterra. De acuerdo con la historia fue una acción precipitada la que estrelló la nave contra un banco de arena, ahogando a todos a bordo. Cincuenta años después numerosos marineros vieron un accidente en el mismo sitio donde se precipitara el Lady Lovibond, pero al llegar al punto con botes salvavidas no encontraron nada. Desde entonces se dice que cada medio siglo el navío encalla y despide una luz verdosa.

Barcos

Octavius

También existe la leyenda del Octavius, el fantasmal buque hallado por el ballenero Herald frente a las costas de Groenlandia en 1775. Al abordarlo, los marinos se llevaron una terrible sorpresa: toda la tripulación y pasajeros en el interior de la nave se encontraban congelados por el inclemente frío. De acuerdo con la historia, la última entrada de la bitácora del capitán databa de 1762, 13 años antes de que fuera encontrado. El solitario barco había navegado durante más de una década y había conseguido atravesar por sí mismo el peligroso paso del norte, del oriente hacia el océano Atlántico.

Sin Respuesta

Pero no todos los barcos fantasma son producto de la inventiva marítima. Si bien es conocida la tendencia de la gente de mar a creer en supersticiones, muchas veces sus miedos son fundamentados, en primera instancia, por las dificultades de viajar a través de este medio. Cada año cientos de embarcaciones sucumben ante las adversidades del océano o se extravían en su inmensidad. Hay que recordar que la superficie de agua en el planeta excede por mucho a la de la Tierra, lo que multiplica las oportunidades de perderse.

Así es como, en ocasiones, la realidad supera a la ficción, y se dan casos asombrosos como el del bote salvavidas que fue encontrado flotando tranquilamente 27 años después de que el vapor al que pertenecía, el SS Valencia, se hundiera frente a las costas de Vancouver. O el del Carroll A. Deering, la goleta que encalló en 1921 cerca de Carolina del Norte y se encontró vacía tras pasar cerca del famoso Triángulo de las Bermudas, lugar que muchos creyeron como el verdadero responsable de la desaparición. Los barcos fantasma no son sólo asunto del pasado.

En 2003 y 2006 dos barcos fueron halladas navegando sin rumbo cerca de Australia sin nadie que las tripulara. Todas estas desapariciones dan pie a diferentes teorías, algunas plausibles, otras increíbles. Así, desde monstruos marinos, complots y motines, piratería e incluso abducciones extraterrestres se han barajado entre las posibles explicaciones de lo que ocurrió en cada caso.

Resultado de imagen para Ghost Ship gif

Resolviendo acertijos 

Muchos han intentado desentrañar el misterio del Mary Celeste. En 2001 el periodista y escritor estadounidense Brian Hicks afirmó haber dado con los restos de la mítica nave cerca de Haití. La noticia causó un gran revuelo y años después publicó el libro Ghost Ship: The Mysterious True Story of the Mary Celeste & Her Missing Crew, donde exponía su hipótesis respecto a lo que ocurrió en 1872. El alcohol industrial que el transportaba pudo haberse evaporado y filtrarse.

Briggs, temeroso por su hija, prefirió desalojar la nave y situarse al lado de ésta en un bote salvavidas, pero al dejar las velas abiertas el viento arreció alejando rápidamente al barco de su tripulación, quedando a la deriva. No obstante, poco tiempo después el descubrimiento de Hicks sería refutado, luego de que investigadores de la Universidad de Arizona y del Geological Survey de Canadá analizaran una muestra de madera de la nave y ésta no concordó con la que se supone estaba construido el barco. Al final, parece que estas barcos o quimeras fantasmales no están dispuestas a revelar los misterios que encierran.

Anuncios

There is one comment

Deja un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.