Conjuros y Posesiones

Exorcismo: ​​ es la práctica religiosa o espiritual realizada contra una fuerza maligna, utilizando diversos métodos cuyo fin es expulsar, sacar o apartar a dicho ente de la persona, objeto o área que se encuentra poseída por la entidad maligna quien somete y controla al poseído.​

Posesión: es el apoderamiento del espíritu de una persona por otro espíritu que actúa como agente interno y unido a ella. Lo habitual es asociar dicha posesión a la presencia del diablo, quien toma el cuerpo del sujeto y trastorna su comportamiento.

Las convulsiones, el desarrollo de enfermedades sin causa, el acceso a conocimientos hasta entonces ocultos (como un idioma ajeno), los cambios en la voz, la fuerza sobrenatural y la aversión a lo sagrado son algunos de los síntomas que se atribuyen a los poseídos. La posesión puede revertirse a través de un ritual conocido como exorcismo.